Archivo del sitio

A Borges, quien no puede leerme

Y no creo que me leería si viviese

porque soy un poeta menor

de la antología.

La verdad es que no entiendo

todos sus poemas,

todas las palabras, imágenes,

metáforas que compuso.

Mientras yo leo A QUIEN ESTÁ LEYÉNDOME,

usted me amenaza con la muerte,

Con el olvido, que es otra variante.

Es verdad que moriré como cualquiera,

No dejando ni una gloria infeliz,

ni un rastro de mi destino ordinario

Quizás ya estoy muerto, como dijo usted,

cuando otro lee, quizás, esta protesta

llena de erratas.

Pero hay otra verdad, poeta genial,

a la que me aferro con lógica irrebatible

y es que, en el momento en que escribo

todavía respiro, usted no

y eso me basta.

Anuncios