Archivo del sitio

El sueño

Se levantó, como siempre, cuando el campo todavía estaba oscuro. Espantó la persistencia de la noche con un poco de agua sobre los ojos y comenzó a vestirse. Poniéndose las botas, recordó lo que había soñado. Se descalzó, se desnudó, apagó la lámpara de aceite que llamaba a los insectos.

Sin hacer caso a los lamentos de la vaca y de los otros animales, que sentían su presencia, volvió a la cama.

http://theworldofphotographers.files.wordpress.com/2011/09/bonichi-benedetta-4.jpg

Benedetta Bonichi

Anuncios